Absorción en masas forestales: toma los créditos…y corre

Resulta pertinente comentar una situación que se lleva produciendo desde hace unos cuantos años, y que tiene que ver con la poca visibilidad que la absorción de COen tierras forestales presenta en los documentos oficiales y en las políticas asociadas a la mitigación de gases asociados al problema del cambio climático. En síntesis, los hechos son simples y tozudos. La superficie forestal que, siguiendo los principios de Kyoto y reuniones supranacionales posteriores, se puede computar a la hora de consierar absorción de CO(y que, por lo tanto, compensa una parte de las emisiones del país), no para de crecer y, por ello la absorción total. Esta realidad no admite discusión y está refrendada a través de mediciones realizadas desde la Administración. Sin embargo, lo que sí admite discusión es el tratamiento que, desde el Estado, se ha dado a estas toneladas de carbono que anualmente se fijan por ciertas superficies forestales, la mayoría, me temo, en manos de propietarios privados. En síntesis, se ha producido una nacionalización encubierta de estos créditos: el propietario privado nunca recibirá un euro de este carbono fijado (a excepción de los escasísimos proyectos surgidos al albor del RD 163/2014), dado que el Estado los utiliza para compensar las emisiones a nivel país… sin retribuir a los propietarios de los sistemas forestales que realizan dicha fijación. Es decir, ese carbono se convierte en un bien público a pesar de que mayoritariamente se produce en terrenos privados. 

Por si alguien lo está pensando, esas toneladas de Carbono (más de 36 millones anualmente) tienen un valor de mercado asociado al no cumplimiento de las metas a nacional. Así, es conocido que España, para cumplir los objetivos asociados al primer período de Kyoto, en su momento ha tenido que comprar derechos de emisión, lo que implica que el carbono capturado tiene un valor como un coste evitado. Para ilustrar las implicaciones de este hecho, si nos ponemos en el caso extremo de tomar el altísimo precio actual de cada tonelada de carbono en mercado ECTS (22,57€/t en el mes de diciembre) nos encontramos que el valor de esa fijación… alcanza un valor similar a las inversiones anuales que se realizan en todo el sector forestal las AA.PP. (siguiendo el último estudio publicado de ASEMFO, más de 850 millones de euros). Esta comparación “grosso modo” sólo pretende reflejar dos situaciones: por un lado, la inexplicable ausencia de incentivos a los propietarios cuyas masas forestales contribuyen a este bien público y, por otro lado, que no se difunda convenientemente esta realidad.

Si antes he mencionado al RD 163/2014, conviene recalcar que, según los datos publicados en el Ministerio para la Transición Ecológica, el número de proyectos existentes es muy escaso, lo que incide en la misma idea: aun partiendo del axioma que las masas forestales no son la solución al exceso de emisiones de estos gases, ello no es óbice para justificar la poca importancia que se le da a esta capacidad. En otra entrada posterior habrá que contextualizar esta situación.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share

Other Post

Distopía forestal

Yo destruí su distopía y devasté sus sueños más oscuros y secretos. James Ellroy: Ola de crímenes Año 2051: Elon, hijo de un afamado propietario

Lo intangible y lo forestal

Beethoven no es el piano, sino la música, arpa intangible que nos ha legado el misterio. Francisco Umbral: Trilogía de Madrid Me voy a referir

Créditos y Servicios Ecosistémicos

…concedía créditos sin interés a negocios que prometieran mantener las puertas abiertas (sin exigir nunca su devolución). Hernán Díaz: Fortuna En los últimos años se

Un sueño forestal

Un pueblo ignorante desconoce el verdadero valor de sus elementos y carece de espíritu de previsión. Octavio Elorrieta: Principios de Economía Forestal de España, 1920.